Ir al contenido principal

carreteras

"Pero entonces bailaban por las calles como trompos enloquecidos, y yo vacilaba tras ellos como he estado haciendo toda mi vida mientras sigo a la gente que me interesa, porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas". Jack Kerouac, En el camino

Lleno de búsquedas, persecuciones, encuentros y escapes, abundante en curvas, inclinaciones, encrucijadas y obstáculos; el viaje en carretera es una buena metáfora de la vida. Si hemos de ahondar en la comparación, probablemente concluyamos que el acto de vivir se asemeja al de viajar sin mapa por una ruta desconocida. Es solo mientras avanzamos por ese camino ignoto, que se nos va revelando, mal y tarde, un mapa interior que a lo mejor nos ayudará a entender cómo llegamos al punto presente, pero que igual resulta poco útil para el resto del viaje aún incierto.

El cambiante paisaje que se observa en la ruta es como una película que hace del parabrisas una pantalla y del viajero un espectador. El cine está lleno de historias donde los personajes van por las carreteras como van por la vida, en busca de quién sabe qué. Unos buscan sentido, respuestas, su lugar en el mundo; otros van en pos de aventuras y experiencias. Algunos tan solo quieren ver el mar desde otra orilla o conducir hasta que las ruedas del automóvil se caigan a pedazos.

He tenido ocasión de recorrer mi pequeño país a lo largo y ancho y, en definitiva, no es una road movie a la americana. Por supuesto que he visto esplendidos paisajes y lugares impresionantes, como las fotografías de un catálogo de turismo. Es fácil entonces que la big picture me embauque y vuelva mi película engañosamente hermosa. Si en cambio dejo de abstraerme en el panorama y presto atención a los personajes (ese no menos interesante paisaje humano de obreros, vagabundos, profesionales, delincuentes, vendedores, camioneros y taxistas que, como yo, también se conducen por sus propias carreteras con la ilusión y el afán de descubrir la vida y a sí mismos), lo que veo es una interminable sucesión de cortometrajes de producción independiente, bajo presupuesto y finales poco felices. Casi puedo sentir todos esos olores: el del sudor de los que trabajan en el campo o se rebuscan en la ciudad, el de esos millones de tortillas y frijoles fritos que aplacan desde muy temprano la revolución de las tripas, el del aguardiente que al final de la faena adormece los sentidos. Casi puedo percibir el miedo, la incertidumbre, el desaliento, el cinismo y la apatía que ha convencido a buena parte de esta generación de haber recibido el peor de los mundos. En otros tantos, la delirante convicción de que ellos si van a arreglarlo.

Somos viajeros todos, al final solo queda el pavimento...

America - Ventura Highway
Jimmie Allen / Brad Paisley - Freedom Was A Highway
Ronnie Milsap - Prisoner Of The Highway
Rascal Flatts - Life Is A Highway
Audioslave - I'm The Highway

Todos los artistas en 5CS...

Mostrar más