Google+ 5 canciones sobre...: ...mensajes

noviembre 20, 2010

...mensajes

Entonces, cuando Persia fue polvo,
todos gritaron: "¡A la Acrópolis!
¡Corre, Filípides, una carrera más!
¡Tendrás tu recompensa!
Atenas se ha salvado gracias a Pan. ¡Ve y grítalo!"
Arrojó él su escudo,
corrió otra vez como una saeta;
y toda la extensión entre el campo de hinojo
y Atenas de nuevo fue rastrojos,
un campo que recorría una saeta,
hasta que él anunció: "¡Regocijaos, hemos vencido!"
Como vino que se filtra en arcilla,
la felicidad que fluía por su sangre
le hizo estallar el corazón: ¡el éxtasis!
(Robert Browning)

La historia tradicional relata que Filípides, un heraldo ateniense que vivió unos 500 años antes de Cristo, fue enviado a Esparta para pedir ayuda cuando los persas desembarcaron en Maratón (Grecia). El recorrido era de 240 kilómetros (150 millas) y lo completó en 2 días. Luego corrió 42 kilómetros (26 millas) desde el campo de batalla en la ciudad de Maratón hasta Atenas, para anunciar que los griegos habían vencido a los persas en la Batalla de Maratón. Al llegar gritó "¡Nenikékamen! (¡Hemos vencido!)", muriendo en el acto.

Filípides tenía algo que decir, un mensaje que llevar. Empero, hoy día, sin que la especie humana tenga necesariamente algo bueno que decir, el SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence o Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) se la pasa en la fútil tarea de enviar mensajes al espacio.

Auspiciado por la NASA desde 1970, el SETI es un proyecto cuyo propósito es encontrar vida extraterrestre (inteligente ademas) a través del análisis de señales electromagnéticas capturadas en distintos radiotelescopios. También intenta establecer alguna comunicación enviando mensajes al espacio. La gente del SETI tiene la esperanza (hasta ahora inútil) de que alguno de esos mensajes sea contestado. Nada original. Quizá apenas una nueva manera de hacer oraciones y rezos (esta vez tecnológicos) a una suerte de dios alienígena en el mismo reiterado y patético afán humano de creer que no estamos solos, que allá arriba habrá alguien que nos escuche, conozca, entienda, cuide y proteja, que tiene un mensaje y un propósito para todos y cada uno de nosotros.

Quizás por eso me causa cierta gracia el mensaje emitido desde el Apolo 13 por el astronauta Jack Swigert el 13 de abril de 1970: "Houston, tenemos un problema". Es una oración al revés, ¿no les parece? La ironía de tener un tipo allá arriba pidiéndole a los otros tipos acá abajo: "¡Ayúdenme, bájenme de aquí!"

40 años después, mientras el SETI sigue "mensajeándole" al vacío, el resto de nosotros, pobres mortales, ejército de boludos con Black Berry, seguimos enviándonos unos a otros todo tipo de mensajes a través de tantos y tan diversos canales. Correos electrónicos, SMS, documentos, blogs, tweets, imágenes, audios, impresos, publicidad, etc. Tristemente, muchos de esos mensajes no son del tipo que genera explosiones hormonales de ansiedad y placer al estilo Meg Ryan en "Tienes un e-mail". Ni siquiera son del tipo molesto pero inocentemente inocuo de recibir una mañana de domingo el mensaje de las buenas nuevas de 2000 años de antigüedad. Por desgracia, nuestra especie es también capaz de enviar oscuros mensajes, cenizas de rosas, gatos descuartizados, cabezas en cestas y porciones de cuerpos en maletas. "Luca Brasi dorme coi pesci", reza el gráficamente grotesco mensaje siciliano...

Mas todo esto me lleva a una reflexión personal: ¿Tiene el blog de las 5 canciones un mensaje? ¿Pretende tenerlo?

Y bueno, no lo pretende, pero a lo mejor lo tenga. Quizá yo nunca lo percibí como un mensaje a segundas o terceras personas de una manera consciente, ni imaginé que revistiera una mínima importancia para nadie. Que la tenga es un plus inesperado. De hecho, siempre consideré esta bitácora de absurdos como un espacio para exorcizarme. Y mis demonios no son algo precisamente deseable de enviar o recibir en forma de mensaje. En todo caso, el mensaje es, si se quiere, egoísta. Es como si el grito de desahogo, la palabra registrada y la canción alusiva capturaran un momento al que en algún tiempo posterior querré volver y me conformaré con referirme.

Se entenderá entonces que tengo un problema, pero no tengo un Houston. Este espacio ha sido mi isla y yo apenas un náufrago. Tomo alguna botella que vacié tiempo atrás, introduzco en ella alguna pendejada escrita y 5 canciones (o las que buenamente la gana me permite) y la tiro al mar. No sé si el vasto océano simplemente me la devolverá o la llevará a otra orilla. Quizá alguna vez la botella aventurera, después de trascender las corrientes y traer un mensaje en respuesta, como Filípides, también estalle en éxtasis...

Electric Light Orchestra - Secret Messages
World Party - Put The Message In The Box
Melissa Etheridge - Message To Myself
The Police - Message in a Bottle
Coldplay - A Message

1 comentario:

Josephine dijo...

Lost message de AIR. Muy linda.