Google+ 5 canciones sobre...: ...finales de películas

febrero 06, 2011

...finales de películas

Ninguna película sería percibida de la misma manera por la audiencia de no ser por la música. Las bandas sonoras (cuando son buenas y se amalgaman con una producción cinematográfica de calidad) suelen reforzar ideas, agudizar emociones y grabar momentos en la memoria del espectador. En esta oportunidad quiero centrar la atención en esas canciones que escuchamos al cierre de una película y/o durante los créditos de la misma.

Sin duda vendrán a la memoria canciones como Paint It Black (The Devil's Advocate, 1997), The Surf Rider (Pulp Fiction, 1994), The Lonely Shepherd (Kill Bill Vol. 1, 2003), Lucha de Gigantes (Amores Perros, 2000), Erase/Rewind (13th Floor, 1999), Best That You Can Do (Arthur, 1981), Imagine (The Killing Fields, 1984), Singing In The Rain (A Clockwork Orange, 1971), el tema de Giorgio Moroder (Midnight Express, 1978), el Valse D'Amelie (Amelie, 2001), o Under The Same Sun (demasiada canción para la pésima película de Steven Seagal, On Deadly Ground, 1994). La lista sería interminable.

Sin embargo, voy a ordenar la lista de hoy teniendo como criterio el grado de conexión entre el último parlamento de la película y la introducción de la canción (yo y mis subjetividades, para variar). Casualmente, todas las que elegí son producciones de 1999 y 2000.


Where Is My Mind (The Fight Club, 1999)
Con el marco de fondo de los ventanales que muestran desde un punto elevado la panorámica nocturna de la ciudad, y el rostro perforado por una bala disparada por él mismo para liberarse del control de su desquiciado alter ego, el anónimo protagonista (al que muchos llaman Jack) le dice en tono calmado a Marla Singer: "Confía en mi, todo va a salir bien", mientras comienza a sonar Where is My Mind, la pieza de Pixies de 1988, una auténtica oda a la inestabilidad mental.

Ni bien ha terminado de pronunciar esas palabras cuando dan inicio las detonaciones que provocan el espectacular desplome de los grandes edificios frente a ellos, ante el espanto y la sorpresa de Marla. La cereza en el postre del proyecto Mayhem, la destrucción de las corporaciones, la caída del sistema y el estilo de vida que conocemos, la llegada del día cero, el nuevo comienzo. Nuestro maltrecho pero controlado personaje toma entonces de la mano a la asustada y atónita Marla y concluye:

"Me has conocido en un momento muy extraño de mi vida".

Pixies in crescendo para coronar un final tan desconcertante como inesperado.


Wake Up (The Matrix, 1999)
Es el año 2199 y la humanidad está esclavizada por las máquinas, que tras el desarrollo de la Inteligencia Artificial se han rebelado contra el hombre. La revolución desembocó en una gran guerra por la supervivencia de ambos contendientes. En un intento por dejar a las máquinas sin la energía solar, el hombre desata una hecatombe nuclear, lo que provoca un alto nivel de polución y oscurece los cielos. Las máquinas ganan la guerra, pero por haber quedado privadas de la energía solar que necesitan para funcionar, ahora emplean a la especie humana como fuente de energía, cosechándolos en grandes campos de cultivo. Para mantener el control de los humanos, las máquinas mantienen a los humanos conectados a la Matrix, una realidad alternativa que los distrae y adormece, volviéndolos manso ganado explotable.

Sin embargo ya hay una creciente resistencia. Thomas Anderson (Neo, el elegido) ha despertado de esa realidad alternativa y ahora pretende liberar de la Matrix a tantas mentes como pueda. En la escena final, Neo entra de nuevo en la Matrix para transmitir su mensaje revolucionario (un desafío directo a sabiendas de que las máquinas intervendrán la llamada):

"Sé que están allá afuera. Sé que tienen miedo. Nos tienen miedo a nosotros. Tienen miedo del cambio. No conozco el futuro. No vine a decirles cómo va a terminar esto. Vine a decirles cómo va a empezar. Voy a colgar este teléfono. Y le voy a mostrar a toda esta gente lo que ustedes no quieren que vean. Les voy a enseñar un mundo sin ustedes. Un mundo sin reglas y controles, sin fronteras ni límites. Un mundo donde todo es posible. Lo que viene después...se lo dejo a ustedes."

La pantalla de terminal reportando el "System Failure" desaparece de escena y vemos a Neo colgando el auricular de una caseta telefónica. Después de entregar su mensaje al sistema, el rebelde vuela desafiando las leyes de la pseudo realidad. Y es entonces cuando comienza el explosivo mensaje para la audiencia, en el potente sonido de Rage Against The Machines irrumpiendo con una subversiva exhortación a gritos: "Wake Up! Wake Up! Wake Up! (Despierta! Despierta! Despierta!)"


Save Me (Magnolia, 2000)
Magnolia, obra maestra de Paul Thomas Anderson, es una historia que aborda la terrible y tortuosa soledad y vacío que (paradójicamente) podemos llegar a experimentar en este brutal mundo repleto de gente. Desequilibrada y artificiosa, Magnolia es una experiencia abrumadora que nos muestra vidas sorprendentemente entretejidas, realidades apabullantes y batallas contra pasados traumáticos y heridas abiertas.

De entre todos los atrapantes personajes de la historia (que son muchos), me centraré esta vez en Jim Kurring y Claudia Wilson Gator, quienes protagonizan la última escena de la película. Las duras experiencias de sus pasados les han convertido en seres débiles e inseguros, incapaces de relacionarse, amar y exponerse emocionalmente. Claudia, víctima de abusos sexuales de su padre durante su niñez, ahora deambula desvalida por oscuros derroteros de adicción y autodestrucción. Jim, un policía torpe e inseguro que pese a ser un bienintencionado tipo de principios, a tres años de su separación de su esposa, aun no ha tenido relación alguna con el sexo opuesto. Su providencial encuentro genera una inusual esperanza en ambos, acostumbrados los dos a la soledad, tras asumirla como algo natural e inherente en sus vidas quebrantadas.

El final de Magnolia, en forma de epílogo literario, es la síntesis de todas las preocupaciones y conflictos que se plantean en la película, donde algunos recibirán el perdón y una nueva oportunidad. "A veces la gente necesita ser perdonada", reflexiona Jim, quien luego aparece en la habitación de hospital donde Claudia ha sido internada para su rehabilitación.

La toma final nos muestra a Claudia con una camisa de fuerza y los ojos llorosos, mismos que nos han transmitido a lo largo de sus apariciones en escena, toda la mortificación, dolor y angustia que le han embargado a lo largo de su existencia. Y es entonces cuando comienza a sonar Save Me, la poderosamente emotiva pieza compuesta por Aimee Mann especialmente para esta película, y por la que obtuvo una nominación al Oscar a la mejor canción y otra al Grammy al año siguiente. La letra de Save Me (que habla de una chica que parece necesitar un torniquete, de una súplica por salvación de entre las filas de los monstruos que sospechan que nunca podrían amar a nadie) parece entrelazarse con las comprometidas palabras de Jim a Claudia en su último parlamento:

"No puedo dejar pasar esto. No puedo dejarte ir. Ahora, tú...tú escúchame. Eres una buena persona. Eres una persona buena y hermosa y yo no voy a dejar que pases de mí. Y no permitiré que digas esas cosas, esas cosas sobre lo estúpida que eres y esto y aquello. No lo voy a permitir. ¿Quieres estar conmigo? Entonces estás conmigo...¿entiendes?"

Claudia sonríe directo a la cámara, trasladándonos su esperanza de manera conmovedora. Fin de la toma.


I Believe (High Fidelity, 2000)
Rob Gordon es un tipo en sus treintas, dueño de una tienda poco exitosa de discos de vinilos, Championship Vinyl, donde trabaja con sus ayudantes, Dick y Barry, dos freaks musicales, que al igual que Rob, viven por y para la música.

La película comienza cuando Laura abandona a Rob. Esto hace que Rob recapacite sobre sus cinco rupturas sentimentales más dolorosas y relate de manera desenfadada, en una conversación directa y cara a cara con el espectador, la relación con las mujeres que ha tenido en los diferentes momentos de su vida, a través de su larga colección de discos de vinilo. La necesidad de esa evaluación de todas sus experiencias amorosas lleva a Rob a reencontrarse con la mayoría de sus ex novias ("las 5 principales, las que me hicieron daño de verdad"), para conseguir que ellas le expliquen el porqué de sus rupturas, el porqué de su inutilidad como novio, y así él pueda usar esos nuevos conocimientos para reconquistar el amor de Laura.

Ese viaje introspectivo y terapéutico hace de High Fidelity la historia de un recuento explicativo de todos los descartes amorosos previos del DJ, mismos que lo conducen a la selección de la verdadera número uno de la lista, Laura.

En cada preciso momento de la película, es siempre la música la que guía los movimientos de todos y cada uno de los personajes. La toma final no es la excepción. Después de recuperar a Laura, Rob se dispone a grabar una cinta con canciones para ella. Curiosamente, Rob siempre ha hecho tapes de canciones para conquistar a las chicas que le gustan. Esta vez la cinta ("the perfect mix tape", según Rob) tiene un propósito más allá de la conquista: Pretende hacer feliz a Laura.

Rob cierra con el siguiente parlamento, mientras de fondo se empieza a escuchar la canción de Stevie Wonder de 1972, I Believe (When I Fall In Love It Will Be Forever):

"Hacer una gran recopilación musical, al igual que romper con alguien...es difícil de hacer y toma siglos. Hay que arrancar con algo que llame la atención...luego subirle un poco. Pero no llegar al clímax. Enfriar las cosas un poco. Hay muchas reglas. En fin, ya empecé a hacer una cinta en mi cabeza. Para Laura. Llena de cosas que le van a gustar. De cosas que la van a hacer feliz. Por primera vez...sé cómo hacerla feliz."


Because (American Beauty, 1999)
American Beauty (Belleza Americana), es una película dramática de 1999 que explora los temas del amor, la libertad, la belleza, la liberación personal, el existencialismo, la búsqueda de la felicidad y la familia en los barrios residenciales norteamericanos.

Los Burnham (Lester, su esposa Carolyn y su hija adolescente Jane) viven juntos pero están muy separados por sus propios y particulares conceptos del éxito, la belleza y el logro personal.

Magistralmente dirigida e interpretada por cada uno de sus protagonistas, American Beauty ganó cinco Oscar, incluido el de mejor película.

Al morir Lester hacia el final de la historia (ese mismo Lester que se autodescribía como un perdedor, aburrido y fácil de olvidar, el tipo cuya relación con su esposa e hija era lejana o a contramano, el mismo sujeto cuyo trabajo era tedioso y frustrante, que sentía que una paja durante su ducha matutina era el mejor momento de su día), nos entrega este parlamento memorable:

"Siempre había oido que tu vida entera pasa frente a tus ojos un segundo antes de que mueras. Primero que nada, ese segundo no es un segundo de verdad. Se alarga para siempre, como un océano de tiempo. Para mí, era estar recostado boca arriba en el campamento de Boy Scouts, viendo las estrellas caer. Y hojas amarillas de los árboles de maple que cubrían nuestra calle. O las manos de mi abuela y la forma en que su piel parecía papel. Y la primera vez que vi el nuevo Firebird de mi primo Tony. Y Janie...y Janie. Y Carolyn. Creo que podría estar muy enojado por lo que me pasó, pero es difícil estar enojado cuando hay tanta belleza en el mundo. A veces me siento como que la estoy viendo toda de golpe y es demasiado. Tanto que mi corazón se llena como un globo que va a reventar. Y luego me acuerdo de relajarme y dejar de tratar de aferrarme a ella. Y luego fluye a través de mi como lluvia, y no puedo sentir más que gratitud por cada instante de mi estúpida y pequeña vida. No tienes idea de lo que estoy hablando, estoy seguro. Pero no te preocupes. Algún día lo sabrás."

La versión de Elliott Smith de la canción de The Beatles, "Because" complementa las palabras de Lester a continuación:

"Porque el mundo es redondo, me enciende
porque el mundo es redondo...
Porque el viento es fuerte, estalla mi mente
porque el viento es fuerte...
El amor es viejo, el amor es nuevo
El amor es todo, el amor eres tú...
Porque el cielo es azul, me hace llorar
porque el cielo es azul."

5 canciones de grandes finales de película. Como bonus tracks, algunas de las canciones mencionadas al principio de esta entrada.

Pixies - Where Is My Mind
Rage Against The Machines - Wake Up
Aimee Mann - Save Me
Stevie Wonder - I Believe
Elliott Smith - Because

No hay comentarios: